Archive for December, 2008

‘Lleváme a casa’, pero antes piénsatelo bien

Monday, December 22nd, 2008

21 de diciembre, fum, fum, fum;-) Cuatro perros disfrazados de Rodolfo Langostino (sí, el de ‘Lleváme a casa’) hacen campaña a favor de la adopción de perros… y gatos en la madrileña Puerta del Sol.

Son de El Refugio. Si pudieran hablar, lo harían de maltrato y abandono. Pero también de la suerte que tienen aquellos que encuentran de nuevo, o por primera vez, una familia.

Los cuatro intrépidos:

• Isidoro: de color negro, cinco años, recogido muy desnutrido en Madrid.
• Boston: cruce de pastor alemán, dos años, recogido en la sierra de Madrid.
• Sumatra: cruce de podenco, dos años, encontrado en Guadalajara.
• Jake: negro, dos años, recogido en Ciudad Real con el cuello degollado.

Perros y gatos se entregan vacunados, esterilizados, con analítica de leishmania y microchip. Información responsable sobre el animalico antes de formalizar la adopción. O la recomendación de no asumirla… El coste (por vacunas, cartilla, microchip, etc.): 70 euros.

• Todo esto y más, en El Refugio

No compres, adopta. Y antes de adoptar, piénsatelo muy bien.
No se pueden devolver.

Toda la suerte para Suerte

Sunday, December 21st, 2008

Lo leí anoche en El Buen Pozo Sediento y se me revolvieron las tripas.

Hace tiempo que en migatocalcetines decidimos no hacernos eco de estas historias para no dormir. A veces uno piensa que es dar ideas a esos hijos de puta capaces de sacarle los ojos a un pobre animal.

Hoy queremos pensar que no. Que contribuir a difundir casos tan crueles como éste puede servir para lograr de una vez por todas una justa Ley Nacional de Protección Animal. Y que se cumpla, que ésa es otra.

Suerte se merece toda la suerte. Una familia que le haga olvidar la maldad de algunos animales de dos patas y lo quiera para siempre.

Él ya está poniendo de su parte. Ha aprendido a jugar con los juguetes que le ofrecen y se ha hecho amigo de Yvres, otro perrillo con el que convive en su casa de acogida.

Por esa moto, yo no sé qué te diera

Sunday, December 21st, 2008

Por cada visita, un bufido;
por una latilla, un ronroneo;
por esa moto… yo no sé
qué te diera por esta moto.

Calcetines dixit;-)

Figo salió a buscarle la camiseta.

Eric Villalón: “Queremos demostrar la capacidad de los discapacitados”

Saturday, December 20th, 2008

Entrevista en La Vanguardia a Eric Villalón, vendedor de la ONCE; cruzará la Antártida junto a Jesús Noriega y Xavier Vallbuena, también discapacitados.

«Tengo 35 años, soy un bollycao. Nací en Barcelona, pero soy ‘gironí’. Tengo un cinco por ciento de visión: sólo veo sombras, pero nunca me sobreprotegieron y ahora sé buscarme la vida. Mi pareja sufre más con la aventura que yo. En política hay muchos ‘mío’ y pocos ‘nuestro’».

Lluís Amiguet

Ya le hago yo el chiste fácil: un ciego, un cojo y un manco quieren llegar al Polo Sur…

—¿Qué piensan hacer?
—Jesús Noriega tiene una mano y otra supermano: nació con un muñón que utiliza con sorprendente habilidad. Nos ha repetido en los entrenamientos: “La única discapacidad real es la que nos imponemos nosotros mismos por miedo”.

—No le falta razón.
—Y Xavier Vallbuena es un competente biólogo y amputado femoral que perdió la pierna derecha a los 8 años, pero ha conseguido una velocidad envidiable con su prótesis. Los tres saldremos el próximo día 30 con el objetivo de llegar al Polo Sur geográfico.

—¿Cómo llegarán?
—¡Andando! Recorreremos 250 km sin ayuda externa durante tres semanas: desde el paralelo 88 hasta el Polo Sur.
(more…)

¿A los trolls, ni agua?

Monday, December 15th, 2008

Dicen que a los trolls hay que negarles el pan y la sal, ningunearlos, hacer como que no los ves.

Vale. ¿Y cuándo los trolls se multiplican como por ensalmo y aparecen en bandada?

No alarmarse. Muchas veces es uno solo aunque parezcan ciento. Hay que seguir mirando para otro lado. Si no les haces caso, se largarán con viento fresco.

No escriben, escupen. Cometen adrede faltas de ortografía. Se inventan un personaje. No sólo ladran, muerden.

Nadie se toma en serio lo que dicen los trolls. Aguanta. Resiste. Se terminarán cansando. En el camino te habrán dejado el blog lleno de mierda. Pero qué importa. Tú eres de los que nunca elimina comentarios.

♣ ♣ ♣

En toda esta teoría creía yo hasta hace bien poco. Sí, esa que dice que mejor no eliminar los comentarios de los trolls, que se descalifican ellos solos, que tarde o temprano se aburrirán y te dejarán en paz.

No es cierto. O al menos en un buen número de casos no es cierto. Dejarán de machacarte cuando a ellos les plazca. Con los trolls de los trolls el ninguneo no sirve absolutamente para nada. Salvo para, ya lo dije antes, ensuciarte la casa. Con premeditación y alevosía. Y con tu mirar para otro lado también. Como tarde o temprano se iban a terminar cansando…

No me ha pasado en este blog (toco madera), pero sí en otro del que también soy autora. Y lo digo bien claro. Hay trolls que nunca se cansan. Lo único que puedes hacer es eliminar ipso facto sus comentarios.

Desacuerdos, sí. Opiniones diferentes y encontradas, por supuesto que también, claro que sí. Groserías, no. Insultos, ni uno solo.

Si a nadie que visitara mi casa le toleraría que se dedicara a largar estupideces sin venir a cuento y mucho menos insultos, ¿por qué tendría que tolerarlo en mi blog, que también es mi casa?

¿Ah, que eso es censurar? Naturalmente que no. Es legítima defensa. Nadie les impide abrir un blog y expresar allí tan ricamente lo que a sus meninges se le antoje.

¿A los trolls, ni agua? No. A los trolls, con la puerta en las narices. Un buen bozal y que sus trolladas vayan directamente al spam. Es lo único que entienden los que bajo el anonimato o un nick cualquiera creado para la ocasión, “para no ensuciar, van a cagar a casa de otra gente”.

‘En Aranjuez, con tu amor’

Saturday, December 13th, 2008

• Por Josep Carreras
• Vía: Ópera, siempre

Carta para la hija de Fernando

Monday, December 8th, 2008

Cuando yo era pequeña, en todas las aulas, al lado del encerado, había dos cosas: una foto de Franco y un crucifijo. Cuando yo era pequeña, nos obligaban a cantar el Cara al sol a la puerta del colegio (de la escuela, se decía en mi pueblo), todos los días.

Seguro que no sabes lo que es el Cara al sol. Yo tampoco lo sabía entonces, cuando tenía tu edad y me obligaban a cantarlo. Pero no me gustaba. No me gustaba que lo primero que hiciéramos antes de entrar en clase fuera ponernos en fila frente a la puerta del colegio, aunque estuviera nevando, aunque lloviera a cántaros, aunque hiciera un calor de mil demonios.

No me gustaba, y fíjate que ni sabía lo que estaba malcantando. No me gustaba porque, aunque no entendía nada, sí lo percibía como una humillación: la obligación de cantar cuándo y dónde alguien (¿quién?) nos lo imponía.
(more…)

Menorca Papagen@

Sunday, December 7th, 2008

En la foto superior, en Torresandino de Esgueva (Burgos), robles y encinas; en la inferior, en Cañizar (Guadalajara), olivos. Quién le iba a decir a Menorquina que iba a corretear por estos lares.

David Rothenberg: “Toco mi clarinete junto a pájaros y ballenas”

Thursday, December 4th, 2008

Entrevista en La Vanguardia con David Rothenberg, estudioso de los cantos de los animales.

“Hay especies que han comenzado a imitar sirenas, alarmas, sierras mecánicas, coches… y disparos”.

“Tengo 46 años. Nací en Nueva York y allí vivo. Soy profesor de filosofía y músico de jazz. Estudio los cantos de pájaros y ballenas jorobadas. Tengo un hijo, Umru (9). Soy izquierdoso, he votado a Obama, ¡hemos ganado! ¿Dios? Hay en la naturaleza algo más de lo que entiendo”.

Víctor-M. Amela

—¿Cantan los pájaros cuando toca usted el clarinete?
—Toco el clarinete en mi estudio, y algunos pájaros acuden a escucharme. Y siempre hay algunos que gustan de acompañarme con sus cantos.

—¿Eso equivale a hablar con los pájaros?
—En cierto plano nos comunicamos. No sé traducir qué dicen, pero hay una comunicación. Un tordo sonriente de cresta blanca y yo hemos culminado espléndidos duetos.

—¿Por qué cantan los pájaros?
—Cantan porque su naturaleza es cantar.

—No me conformo con esta respuesta. ¿Por qué los humanos hacemos música?
—… Pues del mismo modo los pájaros cantan. Las explicaciones estrictamente utilitaristas se me antojan pobres.

—Pero todo es por algo, ¿no?
—La ciencia busca siempre la función de cada aspecto, su peso evolutivo, pero no suele sopesar el gusto por la belleza por sí misma. Y este factor debería estudiarse un poco más, porque seguro que interviene en el proceso evolutivo de la vida.

—¿Pretende decirme que el pájaro canta por mero placer de cantar?
—Sí. La curruca europea de las marismas migra anualmente desde el norte de Europa hasta África.Allí, escucha y aprende cantos de pájaros de especies africanas, los memoriza y, de vuelta en Europa, ¡los repite!

[Curruca capirotada cantando: vídeo]

—¿Qué explicación tiene esta conducta?
—¡Misterio! La curruca canta esos cantos a alta velocidad, muy rápido, y a muy bajo volumen, y sólo a primera hora de la mañana, sin hembras a la vista. De hecho, en cuanto llegan las hembras, ¡dejan de cantar!

—¿No son cantos de cortejo, pues?
—No. Y son composiciones sofisticadas. ¿Cuál es su función evolutiva? Misterio. Es un canto que habla de un placer musical íntimo, cantos complejos que segregan dopamina en el cerebro del pájaro, sensación adictiva.

[Ruiseñor cantando: vídeo]

—¿Qué pájaro es el más cantarín?
—El ruiseñor, probablemente.

—¿Qué animales son capaces de aprender sonidos nuevos?
—Pájaros pequeños, cetáceos y humanos. Los chimpancés, en cambio, son incapaces.

—¿Tiene esto que ver con la inteligencia?
—Deberíamos acordar primero qué entendemos por inteligencia: si nos guiamos por el criterio de quien no organice guerras autodestructivas, los delfines nos ganan.

—¿Cantan los cetáceos?
—Cantan los delfines, cantan las ballenas, cantan los cachalotes… Un delfín emite sonidos que le permiten saber qué hay detrás de un muro. Y la ballena con cantos más sofisticados es la ballena jorobada.

(Rothenberg, con las ballenas belugas)

—¿Y suenan bien?
—Yo toco piezas musicales con ellas: desde un barco, toco mi clarinete ante un micrófono y este sonido lo amplifica un altavoz subacuático, al que ellas se unen con sus cantos: captamos esos sonidos con un hidrófono. Son piezas de tono jazzístico.

[Canto de las ballenas jorobadas: 1, 2, 3]

(more…)