Archive for June, 2008

Apártense, que soy Tillman

Friday, June 27th, 2008

El skateboarding bulldog

Más difícil todavía.

El almizclero

Wednesday, June 25th, 2008

Rumiante, tímido, solitario. Un extraño mamífero que puebla la Tierra desde hace más de 20 millones de años. Habita en los bosques de Asia, siempre cerca del agua. Si una rapaz acecha (como este águila harpía), se zambulle, camina, nada: se esfuma cual pato_pez escurridizo. Posee un finísimo oído. Y se las sabe todas.

National Geographic

• Águila arpía (Harpia harpyja): vídeos.

La historia de Juanmi y Eugenia, ibis eremitas

Sunday, June 22nd, 2008

“Juanmi era el novio de Olga. Pero Olga enfermó y tuvo que ser hospitalizada. Durante ese tiempo, Juanmi, algo desconsiderado, decidió no perder el tiempo y se puso a tontear con otras. Entre flirteo y flirteo, apareció Eugenia. Se enamoraron. Y hace unos días tuvieron trillizos. Juanmi y Eugenia están de enhorabuena por el nacimiento de sus hijos, pero, sobre todo, por el significado de su amor: han logrado reproducirse en libertad por primera vez en 500 años”.

Olivia Carballar
Público

Ibis eremita. Geronticus eremita. Threskiornithidae: vídeo (45 s)

Duelo de águilas en pleno vuelo

Wednesday, June 11th, 2008

Lucha por el territorio y molinetes en el aire. Im-pre-sio-nan-te:-)

National Geographic

‘Quanno sponta la luna a Marechiare’

Tuesday, June 10th, 2008

  • Marechiare. Por Tito Schipa.
  • Vía: Ópera, siempre
  • De cómo una plumita puede convertirse en cinco gallinas

    Sunday, June 8th, 2008

    Terminé de leer Doce cuentos de Andersen contados por dos viejos verdes (Cahoba Ediciones, 2005), de Javier Tomeo.

    En la extensa obra de Tomeo abundan las referencias al mundo animal y en más de una ocasión el propio escritor ha explicado por qué: “Lo repetiré una vez más. Dios puso a los animales en este mundo para instruir a los hombres. Lo dijo un famoso fabulista francés”.

    No están ya para muchos trotes Don Heriberto y Don Servando. Y por las tardes, en el casino, en vez de discutir sobre política, deciden leerse cuentos de hadas.

    El repasito, una especie de terapia, les hace reflexionar una y otra vez sobre su pasadas primaveras y sus presentes inviernos. Un carpe diem que ya no volverá. La tremenda soledad de la recta final.

    Se quedan hechos polvo. Pero no desesperan. Con la última lectura de Andersen, llegan a la conclusión de que “en el reino de la esperanza no llega nunca el invierno”.

    Se refieren, claro está, a la afrodisíaca pirámide azul que Don Heriberto esconde debajo de su cama, y “que hubiera tenido que ser roja, que es el color de la pasión”.

    Uno de los doce cuentos de Andersen que Tomeo recrea magistralmente en su libro se titula “¡Es cierto!”. Y dice así:

    «Cuando el sol se puso, las gallinas volaron a su palo. Entre ellas había una que tenía las plumas blancas y las patas cortas, ponía los huevos reglamentarios y era una gallina respetable en todos los sentidos. Al subir al palo se atusó las plumas con el pico y se le cayó al suelo una pluma pequeñita.

    “¡Allá va!”, dijo antes de quedarse dormida. “Cuanto más me atuso, más guapa estoy”.

    Pero lo dijo bromeando, porque, aunque, como ya hemos dicho antes, era muy respetable, era también la gallina más alegre del gallinero.

    Todo estaba oscuro, las gallinas estaban posadas las unas junto a las otras, pero la que estaba a su lado no dormía. Escuchaba sin parecer que estaba escuchando, como conviene hacer en este mundo si queremos vivir en paz. No obstante, le faltó tiempo para ir a contárselo a la otra vecina.

    “¿Has oído lo que dicen por ahí? No quiero señalar a nadie, pero hay una gallina que quiere desplumarse para estar más guapa. Si yo fuese gallo, la despreciaría”.

    (more…)

    ‘Der Vogelfänger bin ich ja’

    Thursday, June 5th, 2008

    • De La flauta mágica. Por Walter Berry.

    •Vía: Ópera, siempre

    En vivo y en directo: nido de águila imperial

    Monday, June 2nd, 2008

    Webcam en SEO/BirdLife: ‘Alzando el vuelo’, el día a día de una pareja de águilas imperiales que tiene su nido en el Parque Nacional de Cabañeros.

    El polluelo nació en abril y aún es un pitufo de plumón blanco.

    Mamá águila-paraguas, que llueve y hace frío (8 de mayo de 2008).

    ¡Menudo pollo! (16 de mayo de 2008).

    компютри

    Aquí pueden verlo en tiempo real. Aquí, todos los vídeos.

    (Gracias, Juan)

    ‘Fugaces: algo más que un juego’

    Sunday, June 1st, 2008

    010907f.JPG

    —Shhh. Pueden descubrirnos.

    El murmullo se extinguió de inmediato. Haces de luz enfocaban los rincones del viejo desván polvoriento, deslumbrando asustadas miradas, iluminando rostros familiares, entrevistos en la multitud de aquellos días.

    —Sentaos, sentaos. Más cerca.
    El muchacho esperó hasta que el roce de ropas y el arrastrar de pies hubiera cesado. Tres, había esperado alguno más, pero mejor así, ejercer de Guía resultaría más fácil de aquella manera.

    —Bienvenidos —continuó—, bienvenidos a la Hermandad de los Dragones. No hacen falta presentaciones, nos iremos conociendo. De todos modos, yo soy Quico, o Paquito, lo que prefiráis, Dragón Rojo de la Hermandad —diciendo esto hizo brillar con la linterna una cabeza de dragón prendida en su camiseta. Todos miraron boquiabiertos la insignia—. Desde este mismo momento, y hasta que acabe vuestra iniciación seréis Dragones Blancos. Estáis a prueba, y deberéis someteros a las decisiones que el Guía dicte, o sea, yo. Y puede que algún día ascendáis y paséis del Blanco al Verde. Y hasta puede que un día lleguéis al grado Rojo, o incluso al insuperable Negro.

    Las tablas del suelo chascaron, enmudeciendo al chico. Sobresaltados haces de linternas recorrieron rápidamente la vacía estancia. Allí no había nadie más que ellos, tres Dragones Blancos y el Guía, Dragón Rojo de la Hermandad.

    —Mirad, hay ciertas reglas —continuó en un susurro—. Sólo unas pocas, pero son muy importantes.

    Esteban González García

    Fugaces: algo más que un juego

    • Se puede comprar (edición de tapa blanda) o descargar gratuitamente en PDF en Bubok.es y Lulu.com

    • Autora de la ilustración: Merche Moreno