Archive for March, 2007

El pigargo ha venido, nadie sabe cómo ha sido

Wednesday, March 28th, 2007

280307pe.jpg

Durante el pasado mes de febrero, se ha dejado ver. Aseguran que de tal acontecimiento hace ya más de medio siglo; vamos, que hace más de 50 años que un ejemplar de Pigargo europeo no sobrevuela nuestras tierras. Esta vez ha sido en Aragón, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, donde han podido constatar su presencia gracias a una cámara de vídeo robotizada que funciona por control remoto.

Los pigargos son aves inmensas y entre ellos el europeo es el más grande, con una longitud que oscila entre 70 y 90 centímetros y una extensión de alas de 2 a 2,5 metros. Se trata de un ave sociable con su propia especie aunque de adultos se mantienen solitarios o en pareja, y se le considera un ave con un comportamiento divagante, invernal, irregular y muy escaso”.

El Haliaeetus albicilla o Pigargo europeo, también conocido como Águila de cola blanca, Águila marina, o Águila marina de cola blanca, pertenece a la familia Accipitridae; primo hermano, pues, de halcones, milanos y aguiluchos.

“Según el Libro Rojo de las Aves, en España se ha registrado en cuatro ocasiones la presencia de Pigargo europeo, en la Albufera de Valencia (1887 y 1916), Castellón (1942) y Delta del Ebro-Tarragona (1953), y siempre se refieren a ejemplares solitarios que fueron cazados“.

Pero también fue registrada la presencia de un ejemplar inmaduro, de segundo o tercer invierno, en La Serra de Tramuntana, Mallorca (Baleares), entre diciembre de 2001 y febrero de 2002 (ahí lo tienen).

280307p.jpg

Fue famoso ‘Pigui, el rey de Santoña’ (en la foto), un ejemplar juvenil que tuvo en vilo a ornitólogos y observadores de aves y que se dejó ver por las marismas de Santoña (Cantabria) entre diciembre de 2003 y marzo de 2004. Aquí, las fotos.

Y aquí, el vídeo.

Se habló también de otro ejemplar juvenil en la balsa de Obecuri, Condado de Treviño (Burgos), que fue avistado en enero de 2005. De éste, no hay fotos.

280307pp.JPG

Y el cuarto visitante en los últimos años, también muy conocido, fue el pigargo de la Laguna de las Cañas, en Viana (Navarra), que fue visto durante el invierno de 2005 (sí, parece un pato, ahí arriba, pero es que lo retrataron desde muy lejos).

Estos cuatro casos registrados en nuestro país en los últimos años, más el de Aragón, apuntan que la recuperación de esta espectacular ave rapaz en Europa va por buen camino. Así sea, que dure, y que algún día también por estos lares tengamos ‘pigarguitos’.

(Foto: Kehi)

Con las manos

Tuesday, March 27th, 2007

Ser o no ser oso: el osito Knut

Saturday, March 24th, 2007

24307OK.JPG

Nació el 5 de diciembre de 2006 en el zoo de Berlín. Su madre se llama Tosca, una antigua osa de circo. Pero ella no lo quiso, ni a él ni a su hermano gemelo.

Sólo Knut sobrevivió, con muchos biberones y un padre nada oso, un cuidador del zoo llamado Thomas Dörflein.

Ahora se ha hecho grande y, al criarse como un humano y lejos de sus congéneres, puede convertirse en presa de los otros cuatro osos del zoo: su propia madre, Tosca; su padre, Lars; y las hembras Nancy y Katjuscha.

Y se lo llevarán lejos, pero no con los osos que se pelean con el hielo.

¿Los osos serán cada vez menos osos? ¿Los hielos cada vez serán menos hielos? De lo último, no hay duda, cada vez son menos.

Ratón, que te pilla el gato

Wednesday, March 21st, 2007

El ratón es de mentira y los gatos de verdad.

—Ha venido tu prima —¿Qué prima? —La Vera

Wednesday, March 21st, 2007

Juego de palabras por tierras castellanas cuando por fin regresa la primavera.

• De Las cuatro estaciones (Vivaldi).

Carles Pedrós: “Sí, me siento eufórico y agradecido”

Tuesday, March 20th, 2007

Entrevista en La Vanguardia con Carles Pedrós, microbiólogo.

Ima Sanchís

—Un instante eufóricamente feliz.
—Un desierto de hielo completamente blanco. Nada en el horizonte que no sea hielo. Las montañas, de hielo; las dunas, de hielo… Algo tan singular, que te sientes eufórico y agradecido.

—¿De estar varado en una banquisa ártica?
—En tu vida cotidiana la rutina te lleva. Pero en un mundo lejano como el Ártico, cualquier cosa te hace pensar. Conoces a un inuvialuit y te preguntas si te gustaría llevar su vida e, inevitablemente, sí, te gusta la tuya.

—¿Qué tipo de animal es un inuvialuit?
—Humano. Es una de las etnias que llamábamos esquimal, nombre ya prohibido que significa “los que comen carne cruda”. En la expedición uno de ellos era nuestro guía. Se dedicaba a llevar a extranjeros a cazar osos.

—Au.
—Contaba historias fascinantes. Pero en 30 años el grueso de hielo marino ha pasado de 3 a 1,7 cm. Todos los organismos que dependen del hielo, como el oso polar, las focas o los zorros, es posible que se extingan, y la gente tendrá que cambiar de forma de vida. Era amargo ver a una persona que se da cuenta de que su cultura ha entrado en una vía muerta. Para ellos todo lo que tiene valor viene del sur, incluso han cambiado su lengua por un inglés rudimentario.

200307a.jpg

(El Amundsen)

—¿Y usted qué andaba buscando?
(more…)

‘Kanojo to Kanojo no Neko’ (‘Ella y su gato’)

Monday, March 19th, 2007

1803077.jpg

• Una historia de amor contada por un gato. De Makoto Shinkai. 1999.

Ocho gatos y un juguete

Sunday, March 18th, 2007

• Siete negros y uno blanco bailando El Danubio azul, de Johann Strauss II.

Cinco gatos y un leopardo

Saturday, March 17th, 2007

También los alimoches creen en los milagros

Friday, March 16th, 2007

160307ali.jpg

César-Javier Palacios

«En el Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje de Tafira, en Gran Canaria, Pascual Calabuig se afana por lograr la cría en cautividad del alimoche canario. Pero no lo tiene fácil. Tan sólo ha logrado formar dos problemáticas parejas.

La primera está integrada por Tisca, coja después de quedarse enganchada en una torreta de alta tensión, y Vallebrón, un agresivo macho que perdió un ala tras golpearse contra un cable eléctrico.

El año pasado hicieron buenas migas y copularon con pasión, pero no llegaron a criar. En febrero volvieron a la carga amatoria y hubo más suerte. Pusieron un huevo.

Pero algo raro pasó en el instinto materno de Tisca, que un buen día, extrañamente cansada de la maternidad, agarró con su pico el huevo y lo lanzó con desprecio contra la pared.

Sólo un milagro y la aportación extra de calcio en la dieta evitó la rotura, momento que los cuidadores aprovecharon para comprobar que éste era infértil. Pero Vallebrón no se amilanó.

Mientras su despechada hembra era trasladada a otra jaula, él acogió con un cariño inusitado la incubación en solitario del huevo sin futuro.

Han pasado dos semanas desde entonces y sigue fiel a su paternidad responsable.

El alimoche sigue empollando el huevo, esperanzado con un nacimiento que sólo nosotros sabemos imposible
Una cámara web nos permite verlo día y noche, incubando pacientemente. Sólo algunas veces sale a la puerta del nido y se queda mirando al infinito, como esperando el regreso de Tisca. Esperanzado con un nacimiento que sólo nosotros sabemos imposible».

20 Minutos

17030707.JPG

(Gracias, Servidora)