Archive for April, 2006

“Enamórate de ti mismo y enamorarás”

Saturday, April 29th, 2006

Entrevista en La Vanguardia con M. del Carme Banús, profesora de seducción.

Víctor-M Amela

—Qué tipo de gente acude a una agencia matrimonial?
—Personas con estudios y buenos trabajos, buena apariencia, clase media y mediana edad.

—Y que están solas.
—Sí. En España hay ocho millones de personas solteras, de las que más de seis millones están buscando pareja…

—¡No estamos hechos para estar solos!
—Así es para la mayoría: muchas de esas personas vienen de relaciones anteriores truncadas… Y, tras un periodo de duelo, ¡quieren nueva pareja!

—¿Y la encuentran aquí, en una agencia?
—Es el camino más corto y más seguro, desde luego.

—¿A cuántos Calisto y Melibea ha unido?
—De las 10.000 personas que hemos ido emparejando en diez años, unas 4.000 formaron pareja estable.

—Dos mil parejas, pues: ¿parejas felices?
—Algunas nos han enviado invitación para su boda… Pero no todas se casan, ¿eh?

—¿Y por qué otras parejas no cuajan?
—Porque algo falló en el proceso de seducción. Es un hecho: hay personas con inteligencia seductora…, y otras que la tienen muy poco desarrollada.

—¿Inteligencia seductora, me dice?
—Así llamo a tus habilidades personales para hacerte atractivo a los ojos del otro. Para relacionarte con el otro con fluidez.

—Y eso se tiene o no se tiene, me temo.
—Pero puede cultivarse, desarrollarse. Podemos aprender a seducir. ¡Y debemos! Porque sin capacidad para seducir, ¡te barras el camino hacia el amor!

—Descríbame ese camino de maravillas.
—Primero, conocer a alguien, citarte con él. Segundo, seducir. Tercero, enamorarte. Y, cuarto…, llega ya el amor, la estabilidad. ¡Muchas personas fallan en la seducción!

—¿Y qué pueden hacer?
—Para ayudarles ¡hemos creado un cursillo de seducción de un día!: cuatro horas por la mañana, cuatro por la tarde.

—¿Y dan un diploma de seducción?
—Ja, ja… No: la medalla se la lleva cada uno por dentro. Porque habrán reforzado su autoconfianza, la seguridad en sí mismos.

—Pero… ¿no se trataba de seducir al otro?
—Si quieres enamorar a otros, ¡primero enamórate de ti mismo! Quien en el espejo se guste resultará seductor.

—Ajá, pero esto va a días, me parece…
—Un 65% de la gente padece de baja autoestima, y le ayudamos a superarla. Y le enseñamos habilidades de seducción.

—¿Por ejemplo?
—Entrenamiento de miradas, por ejemplo: cómo mirar al entrar en un local, cómo mirar a otra persona para hacerle entender que te interesa… Cómo y cuándo usar piropos y de qué tipo según cada caso…

—Para seducir, ¿conviene fingir?
—¡No!: tarde o temprano aflora la realidad y se rompe el invento. Lo que sí interesa es mostrar lo mejor de nosotros mismos.

—¿Qué consejos da usted a una mujer para seducir a un hombre?
—Muestra interés por lo que te explique ese hombre, escúchale, mírale de frente, repite su nombre de vez en cuando… ¡Y envíale señales de que te sientes muy a gusto con él! Muchas mujeres son tacañas en expresar eso…, y el hombre se desmotiva, claro.

—¿Y qué consejo le daría a un hombre?
—Que no vaya demasiado rápido: la mujer necesita un proceso de cortejo, sentirse especial, requerida. Si la primera cita acaba en la cama… ¡esa pareja raramente se consolida!

—Curioso.
—Se queda todo en rollo de una noche. Para llegar a ser pareja estable, debe mediar romanticismo. Si el hombre prepara una atmósfera propicia, romántica…, ¡ganará!

—Denos más pistas.
—Nada de hablar de todas las relaciones anteriores. Que queden zonas de misterio… Y desde luego, ¡nunca atorrar al otro con las malas experiencias de relaciones anteriores, jamás quejarse de haber tenido mala suerte!

—¿Por qué?
—¿Querría usted juntarse con alguien que tiene tan mala suerte… y contagiarse?

—¡No!
—Hay otra cosa que jamás debe hacer la mujer: comparar al hombre con hombres anteriores. Ah, y esto es importante: ¡jamás lo confíes todo al amor!

—¿Qué quiere decir con esto?
—Que a menudo nos enamoramos, y creemos que el amor logrará limar ciertos detalles, cambiar lo que nos desagrada del otro.

—Y no.
—No. Nadie cambia… ¡excepto para peor, ja, ja! No te enamores del amor. Aclaráte “para qué” quieres esa pareja: ¿para tener hijos?, ¿compañía?, ¿convivir?, ¿viajar? Y la respuesta te dirá si te conviene o no tal persona.

—Y los que ya tenemos pareja, ¿qué?
—Seguid seduciéndola día a día, con detallitos. Además, seducir es necesario para todo: ampliar círculos de amistades, relacionarse, encontrar trabajo, promocionarse…

—Pues sópleme algún truco de seducción.
—El rapport.
(more…)

El mejor amigo

Friday, April 28th, 2006

Sí, no es un tópico. “La información genética disponible sugería que el proceso de domesticación comenzó en Asia hace unos 13.000-14.000 años mientras que en Europa y Siberia se han encontrado restos fósiles de animales parecidos a los perros de hasta más de 30.000 años de antigüedad”.

No te quieren, Palouma

Friday, April 28th, 2006

«Tienen miedo. Los ganaderos tienen miedo a los ataques al ganado por parte de una especie a la que han dedicado durante siglos todo su odio y su saña para lograr su extinción. La última víctima fue Canelle, tiroteada por un cazador hace año y medio. Quienes se aprovechan de millonarias ayudas europeas por mantener sus vacas y caballos a ambos lados del Pirineo, obteniendo importantes recursos extra del turismo, no quieren competencia. Exigen el cien por cien de los beneficios y no permitirán que una osa hambrienta les amargue el balance».

César-Javier Palacios

20 Minutos

Querido primo (in) humano

Friday, April 28th, 2006

«Y si te dijera que soy celoso, caprichoso, que durante días puedo hacerme el enfadado, aunque en realidad anhele tu abrazo. Que escondo mi sonrisa tras mis manos, porque me encanta jugar, ser el centro de atención. Ponerme en el lugar de los otros. Y hasta mentir.

Y si dijera que soy como un niño de dos años, o incluso de seis, dicen. Y que entre los tuyos hay quienes reclaman para los míos los derechos básicos a través de una declaración universal. ¿Qué dirías si dijera que soy un chimpancé?».

Javier Rada

«Tienen su propia cultura, son capaces de trasmitírsela a sus hijos, conversan entre ellos, tienen pensamientos privados, imaginación, recuerdos temporales, autoconciencia, empatía, capacidad de engañar, curiosidad, sentido del humor, sentido del tiempo, consciencia de la muerte, y son capaces de mantener una amistad que dure toda la vida”.

Pues os diré la verdad, a mis amigos apenas les exijo la mitad de esas habilidades para conservar mi amistad y cariño».

Manolo Saco

«El cambio afectaría a que pasarían de llamarse pan troglodytes a Homo troglodytes.

Esto puede significar un revolución en la historia; pues, al reconocerlos como “Homo” se les reconoce como pertenecientes al mismo grupo que el Homo sapiens, Homo erectus, Homo hábilis, etc, etc. Es una especie de reconocimiento de que acabamos de descubrir que aún existen ‘hombres primitivos’. Muy primitivos si se quiere, pero hombres».

Pablo Cuéllar

Proyecto Gran Simio

Ícaro y Minerva, residentes en Maine (Estados Unidos), y con un par de polluelos

Thursday, April 27th, 2006

2704069.jpg

Les presento a Ícaro y Minerva. Todo un lujo: viven en un ático con vistas al Océano Atlántico. Mi hija les ha adjudicado estos nombres en recuerdo de una pareja de periquitos que vivieron en casa fuera de su jaula. Ella no les conoció, y siempre dice que exageramos cuando le contamos que comían en la palma de nuestra mano.

2704068.JPG

Los periquitos Ícaro y Minerva nunca tuvieron crías. Pero Ícaro y Minerva, águilas de cabeza blanca o pigargos americanos, ya tienen polluelos. Aquí los pueden ver.

Y Lucera y Paquito, sin estrenarse todavía. ¡A ver qué pasa con esos huevos!

La web de Ícaro y Minerva.

Vamos de paseo

Thursday, April 27th, 2006

El paseo los deja para el arrastre. Literal.
En realidad, no. Una forma de demostrar que para insumisos, ellos. Que no, que odian que los manden a paseo. Ni siquiera por su bien.

¿De quién era el loro?

Thursday, April 27th, 2006

Pepo ha pasado cinco días detenido por orden judicial. Sabe cantar la marcha de San Lorenzo y la popular canción ‘Zapatos rotos’. Pepo es un loro.

Los Vega decían que el loro era suyo. Los Machado decían que no, que de ninguna manera, que el loro era de ellos.

El pobre Pepo, con tanto interrogatorio policial y con tanta disputa, era incapaz de pronunciar palabra. Hasta que, por fin, confesó. Dijo: ‘¡Jorgeee!’. Adivinen por qué.

Don Melitón tenía tres gatos…

Wednesday, April 26th, 2006

No sabemos si, a estos, luego les daban turrón.

Palouma, la nueva osa del Pirineo

Wednesday, April 26th, 2006

Es la primera de los cinco osos eslovenos (cuatro hembras y un macho) soltada este año para que el oso pardo no desaparezca definitivamente en los Pirineos. Autóctonos, no quedan ni uno. La última, Canelle, fue abatida a tiros en noviembre de 2004 por un cazador.

Tiene cuatro años. Pesa unos 85 kilos. Se llama ‘Palouma’, en honor al Pico de Paloumère, en Arbas (Alto Garona), macizo de esta localidad francesa donde estaba previsto que el pasado martes por la noche fuera liberada, y también por el símbolo universal de la paz. El nombre fue elegido, tras votación popular, por Adet-Pays de l’Ours.

En Arbas (nunca faltan bestias de las otras), no pudo ser. Finalmente, Palouma fue liberada la pasada madrugada en Burgalys, cerca del Valle de Arán.

2504067.jpg Penita da verla en su primera foto; pero dicen que, en cuanto abrieron la furgoneta, se internó en el bosque. Por si las moscas.

Le Monde

27/04/06

Francia suelta al primer oso pardo para repoblar el Pirineo en medio de las protestas de ganaderos y pastores

Ganaderos y pastores serán indemnizados en caso de perder alguna cabeza de ganado

Una osa clandestina

2704063.jpg

‘Palouma, sedada tras su captura en Eslovenia’

Por primera vez una mujer llega desde tierra firme al Polo Norte

Tuesday, April 25th, 2006

25040677.bmp

“Se llama Cecilie Skog. Es noruega y tiene 31 años. Tardó 48 días y 22 horas para recorrer —junto con su novio y un amigo— 800 kilómetros, cargando trineos y sin recibir ayuda externa ni recargar provisiones. Con ese tiempo, batió además el récord anterior para ese trayecto, que era de 60 días”.

• Más, en Clarín

2604065.jpg

La Nación